Rovira inauguró la Escuela Secundaria de Innovación
Se trata de una iniciativa misionera, a través de la cual se pone en servicio un bachillerato orientado en informática con especialidad en robótica, en un entorno disruptivo de resolución de problemas. Es pública, estatal y gratuita. Allí se implementarán "los modelos y las herramientas educativas y de aprendizaje que están en los mejores centros educativos del mundo", anticipó Carlos Rovira.
12.03 | la inauguración de la escuela, que funciona provisionalmente en Sebastopol 3065 de Posadas, el presidente de la Cámara de Representantes recorrió las instalaciones acompañado del gobernador Hugo Passalacqua; el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad; la ministra de Educación, Ivonne Aquino; el director del programa de Innovación Educativa Plataforma Guacurarí, Miguel Sedoff; el presidente del Consejo de Educación, Mauricio Maidana, y el director de la Escuela Secundaria de Innovación de Misiones, Ramiro Aranda.

Sedoff manifestó su orgullo de que en la nueva escuela se pueda “plasmar una historia de innovación educativa breve pero intensa, con muchas líneas de trabajo aparentemente independientes, pero con madurez política, cultural y educativa; así como también pensar las soluciones que la escuela secundaria no está dando a los estudiantes, para que quieran venir y quedarse”. Por eso, dijo que se han incluido “los adelantos trabajados con la Escuela de Robótica, la plataforma Guacurarí y la ley de educación emocional”.

Consideró que la “ley de educación disruptiva da unas herramientas y una cobertura que permiten llevar los sueños a la realidad”. Anticipó que se busca “una escuela posible, sustentable, y replicable en otras nuevas, tanto públicas como privadas”.

Para Rovira, este avance “tiene que ver con la política y el presente”, aludiendo a que “Misiones es tal vez la única provincia del país que ha iniciado su ciclo escolar, en una sucesión en que iniciar las clases”, gracias al proyecto político de la Renovación, “se hace en un ámbito de absoluta paz y tranquilidad”. En ese sentido, mencionó que “se ha logrado con los gremios y la comunidad docente un ambiente de trabajo, de estímulo, de esperanza, mientras que casi el 80 por ciento del país no ha iniciado las clases, postergando la educación a millones de compatriotas”.

“No solo hemos iniciado las clases con las metas habituales en todos los niveles, sino que Misiones además da el paso más importante a futuro”, destinado a “nuestros comprovincianos, empezando por los jóvenes, con la educación disruptiva, en un ámbito de modestia, con una ley sagrada y un ministerio que se está acomodando a diversos cambios”, expresó.

“Todos debemos aprender, y desaprender algunos viejos conceptos que limitaban a la educación que se puede dar a nuestros jóvenes”, resaltó.

Dijo Rovira que “el mundo asiste a una quinta revolución tecnológica, y no hay que perderse esa ola que tiene que ver con la disrupción, por eso hay que ser creativos en el ámbito de la escuela”.

Del paradigma de la enseñanza al del aprendizaje

El presidente evocó los procesos educativos de comienzos del siglo: “el docente transmitía el contenido de la clase desde una posición de imperio, sin posibilidad de cambio; y el sujeto educando era pasivo, tenía que recibir y repetir”. Aclaró que “es un modelo que sirvió muchísimo a la humanidad, pero que ha dejado de servir”.

Aseguró que “hoy los avances de todas las áreas centrales del conocimiento, como las ciencias duras, las de la salud, las neurociencias y la tecnología, están indicando que hay una revolución de cosas”. Y opinó que este movimiento depende de la política: “estamos encarando un proyecto disruptivo e ingresando a la quinta generación de la Renovación”.

Destacó que “el avance de otras áreas va imponiendo las paredes de este gran templo del saber, que es una arquitectura abierta donde todos pueden acceder”.

“Frente a esta crisis luce con potencia ese compromiso que venimos a buscar nuevamente: la salida y la solución están en el campo del saber, no solo en lo material”, sostuvo, y agregó que con esa intención “se han analizado las mejores experiencias disruptivas en el mundo y ahora se ponen a disposición de manera gratuita; eso habla del ánimo inclusivo de posibilitar la mayor herramienta al alcance de todos”.

Señaló Rovira que “hay que enseñar a sembrar para una nueva cosecha, y ésta es la nueva siembra del futuro, en términos de absoluto rigor académico, aquí se van a implementar los modelos y herramientas educativas y de aprendizaje que están en los mejores centros educativos del mundo”.

“Hoy se desperdician en el mundo habilidades”, manifestó Rovira, refiriéndose, a modo de ejemplo a la inteligencia, memoria, rapidez, creatividad, empatía, actitud colaborativa, solidaridad y entusiasmo, entre otras. Pero advirtió que a veces son desconocidas, “como pasa en el proceso educativo, que las aplasta y hasta las posterga”, mientras que “las sociedades que avanzan más en el mundo hacen exactamente lo contrario”.

El presidente advirtió que “esto no es una condena a la vieja escuela”, sino que a lo que se apunta es “sobre el molde de la vieja escuela, ir erigiendo la del futuro”.

Dotamos de la logística y el marco legal que proteja y dé factibilidad y sostenibilidad en el tiempo a toda esta experiencia; es un proceso absolutamente dinámico, retroalimentado y de diseño permanente propio de nuestra cultura”, concluyó.

También adelantó que el próximo viernes se va a presentar “otra parte, que tiene que ver con el mercado la ‘primera universidad del conocimiento’, enmarcada en el conocimiento disruptivo, que va a posibilitar, en el curso del año, la formación de 100 jóvenes con un fin tecnológico informático, con la Universidad Lagash”



« Volver | Arriba ^